sábado, 5 de diciembre de 2015

MUNDO MENTAL Y MUNDO MATERIAL

El mundo (dimensión) mental es  energía pura que se transforma en acciones en la dimensión tangible a nuestros 5 sentidos y es el mundo material de la acción, movimiento, deseo, planificación, decisión y logros o no. El mundo material también es pura energía pero a nuestros sentidos se ve con aspecto material. El mundo mental obra sobre el mundo material porque es creación nuestra. La realidad es una pero la mente humana mediante el pensamiento crea un mundo material a su medida según sus condicionamientos y percepciones sensitivas.

La vida le permite al individuo, como se dijo anteriormente, materializar muchos pensamientos en forma de actividades, acciones, sucesos y realizaciones de forma, color, usos y utilidades sobre la materia. El punto es que unas serán trascendentes y otras serán intrascendentes.

En el mundo mental interactúan individuos mentales que no se relacionan de la misma manera que los individuos, en el mundo material.
El concepto de malo y bueno es una creación humana en el mundo material; no existe lo malo y lo bueno sino el desorden, caos y la armonía y paz.
Los individuos mentales pueden ser fuertes o débiles y de intenciones desordenadas o armónicas; tendría una imagen o “equivalente” a decir que son  individuos mentales positivos y negativos.

En el mundo mental hay deseo y se materializa en el mundo material como vanidad, envidia, deseo, ambición y logros totales o parciales; no lograr los deseos causa un malestar que se traduce en resentimiento y frustración y la envidia sigue creciendo. Quizás el componente común a la esencia humana es el miedo y este puede estar asociado a un individuo mental débil o fuerte. Los individuos mentales no “armónicos” fuertes son los responsables de hacer acciones de desorden y caos con niveles altos de entropía, en el mundo material (en lenguaje sencillo, maldad);  los casos prácticos más tangibles y de grandes consecuencias son la del mundo político, mundo del poder y dinero materializado mediante entes financieros, bancos, transnacionales etc; . ( la competencia y lucha es a muerte).  Ellos realmente guían el destino de la humanidad y la colectividad de todos los individuos los cuales son manipulados por la tecnología, innovaciones de consumo, medios de comunicación masivos y en general de la ingeniería manipulativa.
Ellos son el opuesto de los individuos armónicos, congruentes, creativos, espontáneos, poco condicionado por ideologías, nacionalismos, racismos y en general de muchos “ismos”; poseen ambiciones moderadas y lógicas para vivir y sobrevivir.

El miedo unido al deseo es la peor fuerza y el miedo con poco deseo es una fuerza débil que tiene muy poca acción.

El mundo mental coexiste y se interrelaciona totalmente con el mundo material pero los individuos desde una dimensión en particular están muy poco conscientes de la otra dimensión. Los deseos de muchos individuos en la dimensión (mundo) mental cristalizan en el mundo material en forma de manipulaciones, conspiraciones, asociaciones soterradas de fin común, arreglos de poder. Los políticos son verdaderos artífices en estas artes y siempre están asociados a los grandes poderes; son como los virus que necesitan a un huésped para sobrevivir.

En el mundo mental la dimensión del tiempo transcurre de forma diferente que en el mundo material y esto es debido a la ausencia de materia en el primero y presencia de materia en el segundo: Para un individuo mental el tiempo también transcurre pero de forma diferente a como transcurre para el individuo del mundo material.  Cabe destacar como de primordial importancia que el tiempo es parte inseparable y característica de la esencia humana y es la única criatura que lo posee; el tiempo es una ilusión y creación de la mente humana y extremadamente útil para todo incluyendo: para poder vivir. El tiempo no existe, el pasado son simplemente recuerdos e información guardada en la memoria y el futuro es igualmente información proyectada; solo existe un presente eterno y sin principio ni fin (independientemente de lo que piense el mundo y conocimiento científico, teoría del big bang, etc). El ser humano en el mismo instante de nacer tiene noción primitiva del tiempo. Una persona carente de memoria por cualquier motivo, no tiene noción de que es el tiempo.

La mayor de las energías la tiene los individuos que están exentos de miedo y deseo (son poquísimos);  estos individuo no tiene capacidad de manipulación egoísta y por tanto no tiene acción de transformación sobre el mundo material que no sea solamente por su ejemplo y bien comunitario. Estos individuos están en ambas dimensiones y están conscientes de las esencias de los demás individuos a través de la compasión; en este sentido los abarcan o incluyen  

En el mundo material se pueden dar “los primeros pasos para liberarse del miedo y del deseo” llevando una vida austera, sin lujurias, sin malos  pensamientos (pensamientos cargados de deseos), sin acciones desenfrenadas, con orden, tolerancia y respeto a los demás individuos y criaturas y con el mínimo de deseos materiales y miedo.
En el mundo material, la ambición desmedida y destructiva es causada por un gran deseo; este deseo es la tendencia a ser un individuo diferenciado y destacado sobre los demás individuos. Dicho de otra manera, para que un individuo se sienta satisfecho necesita sentirse más que los otros individuos y diferenciarse; esa es la razón por la cual desea poder, y desea tener más que los demás individuos.
La cristalización del deseo en el mundo material es la ambición y aunque el miedo siempre esta subyacente, la ambición hace al individuo sin miedo, “aparentemente”; en realidad la ambición oculta al miedo o lo que es igual, la ambición hace inconsciente al individuo de su miedo.

En el mundo material, los que mas logran poder, posesión y posición son aquellos que tienen gran ambición; aquellos que solo desean una vida normal y en paz, muchas veces no la alcanzan debido a que sus deseos y ambiciones son débiles. Ocurre muchas veces que estos últimos caen en niveles de vida bastante penosos y precarios por culpa de los muy ambiciosos y el sistema actual globalizado.

Indiscutiblemente, el mundo seria más vivible y armónico si los individuos que aspiran a vivir una vida normal fuesen la gran mayoría y “lograsen triunfar” lo cual no ocurre en la práctica; el mundo estaría exento de inmensa cantidad de problemas que lo agobian y, el medio ambiente estaría en equilibrio con los seres humanos; se estima que para el año 2100 muchas ciudades desaparecerán por inundación al subir, por el deshielo, el nivel del mar; ya existen mapas muy precisos que definen esas ciudades; el consumismo desenfrenado, desbocado y cargado de fuerte dosis de vanidad y exclusividad son los principales causantes.  Se entiende por vida normal no tener un exceso desproporcionado de recursos que sobrepasen las necesidades fundamentales y que no pueden jamás ser físicamente abarcables; estamos en un mundo que sin dinero es imposible vivir (alimentación, salud, ropa, vivienda, tecnología necesaria etc. Nadie, teniendo una inmensa fortuna podría  comer treinta langostas y 100 Kg. de caviar en un día ni tampoco podría vivir al mismo tiempo en 5 grandiosas viviendas sin embargo la ambición y codicia les perturba y distorsiona la visión de la vida y siempre quieren tener más y más  para vanagloriarse de estar en los primeros lugares; por supuesto que llega un momento en el cual la inercia y sus grupos los arrastran y acorralan para seguir adelante sin parar hasta que la muerte los alcanza.
Resulta entonces que la desventaja que tienen los que desean una vida normal y pacífica, es muy grande.

La polarización y desigualdad de dinero en el mundo es más grande que nunca: 90 % del dinero está en manos de un 1 % de la población mundial. Miles de millones de personas viven en condiciones infrahumanas rayando en cadáveres vivientes que no gana más de 4 dólares al mes. Desde el punto de vista ambiental cada día desaparecen cientos de miles de especies animales y plantas. El asunto primordial es que a muy poca gente le interesa todo esto; cada quien vive su vida y los demás que se apañen.

Es muy probable que el presente artículo les sea muy chocante y repulsivo para muchas personas pero me limito a transmitir lo que pienso que es una verdad.

La pregunta que se plantea es: cuanto tiempo soportara la raza humana esta situación sin desaparecer el y su medio ambiente?



1 comentario:

emejota dijo...

Me parece magníficamente expuesto.
Resulta muy penoso para tanto pobre diabl@ asumir una realidad donde se han acodalado como certeza y que no es sino pura filfa para los más avisados.
Lo cierto es que he vivido muchas vidas dentro del "mismo saco" y la mejor siempre es la presente. ;) quizás porque siempre se han cimentado en la continua mejora.